*ATENCIÓN: ESTA ENTRADA PUEDE CONTENER SPOILERS

Tras la larga espera por fin hemos podido ver lo nuevo de Skins, la sexta temporada de una nueva generación que no tiene el mismo gancho que las anteriores, más que nada porque ya no queda nada que nos recuerde a esa fantástica primera generación, pero bueno, olvidando el pasado y centrándonos en el presente analicemos lo nuevo que nos trae la serie anglosajona más transgresora de los últimos años.

Como no podía ser de otra forma Skins ha vuelto con fiesta, con mucha fiesta, y es que este primer episodio de la sexta temporada se ha centrado en mostrarnos las vacaciones de verano de los protagonistas, nada más y nada menos que en Marruecos donde a los muchachos les pasa de todo, hasta lo más surrealista, como encontrarte en medio de la nada una fiesta de (oh sorpresa!) ingleses, que además de organizar fiestas privadas organizan raves y trafican con drogas (¡ojo!, que yo no digo que las raves estén necesariamente relacionadas con las drogas).

Bien, en cuento a los personajes hay que destacar lo subidita que llega Franky, una chica con cara de muñeca que en la quinta temporada parecía que iba a ser la alternativa de esta generación (en la anterior lo era Effy, ¡que grande!) pero que en esta ha llegado convertida en una especie de femme fatale de barrio que se ha cansado ya de su relación con Matty, que mira que estuvo dando por culo en la quinta temporada intentando conquistarle con su cara de niña buena, y que ahora busca divertirse con el primero que pasa (girls just wanna have fun, como diría Cindy Lauper), y curiosamente el primero que pasa es el cabecilla de todo este grupo de ingleses chanchulleros, y lo que es más siniestro es que el chaval es un cruce entre el Ken de la Barbie y Macaulay Culkin, ¿casualidad o serendipia?, que diría Iker Jiménez, y entonces es cuando se construye una especie de triángulo amoroso muy raro entre Franky, el Ken y Matty, que acaba metido en el peligroso mundo de las drogas.

También hay que hacer especial mención a Mini, la que en un principio era la chica pija, popular y arpía que todo el mundo adoraba (por interés) y que ahora de repente crece como persona y se convierte en una tía comprensiva, amiga de sus amigos y que deja atrás lo material mirando más por la belleza interior, claro, por eso se acuesta con Alo, el granjero freak, por su belleza interior.

En cuanto a los demás personajes todo sigue igual, Rich emparejado con Gracie, Liv en su mundo de hierba y fantasía y Nick sigue siendo idiota, aunque al final de este episodio pasa algo que cambia el rumbo de la serie hacia algo más dramático, y es que Gracie (mi personaje favorito hasta ahora, no sé por qué mucha gente dice que es flojo) cae en coma tras sufrir un accidente junto a Matty y Liv que se produce durante en una persecución en el el desierto cuando Franky escapa con Ken a lomos de un descapotable.

Todo esto traerá consecuencias algo oscuras para esta sexta temporada, en primer lugar veremos si Gracie se recupera del coma y las secuelas que le quedan, después presenciaremos el gran sentimiento de culpabilidad que tendrá Franky, también veremos que pasa con Matty , que está desaparecido tras aparecer alijos de droga en su coche y veremos si su hermano, Nick, es capaz de esconderle por mucho tiempo.

Aunque Skins ya no sea lo mismo, esta temporada se presenta muy entretenida, así que le daré una oportunidad.

Por cierto, si esta serie tiene un punto fuerte es su música, geniales los temas que se escogen para cada momento, tenía que decirlo.

 

 

Anuncios

*ATENCIÓN: ESTA ENTRADA PUEDE CONTENER SPOILERS

El otro día me recomendaron ver 2 broke girls (Dos chicas sin blanca), así que ayer me aventuré a verla, no precisamente con la expectación de encontrarme con una gran serie, y así fue, no tiene pinta de ser una serie memorable pero cumple perfectamente su misión, la de entretener durante los aproximados 25 minutos que dura, por algo es una sitcom, aunque en España sigamos pensando que una sitcom puede durar una hora y media (véase 7 vidas o Aída).

La trama que sigue la serie es muy sencilla, una camarera muy espabilada e ingeniosa (Kat Dennings) de clase social baja, que vive con su novio, un guaperas con la picha inquieta, en una casa muy modesta y que su vida cambia de repente cuando conoce a la nueva camarera Caroline  (Beth Behrs), una chica muy mona, muy pija y muy ingenua que tiene que recurrir al trabajo tras caer su familia (muy rica) en bancarrota, es lo que tiene tener un padre político y corrupto.

Y todo esto está adornado con personajes secundarios graciosos y muy recurrentes, como el dueño del local, “Bryce” Lee (Matthew Moy), gags absurdos y muchas, muchas, muchas risas enlatadas, pero de esas que llegan a molestar.

En fin, 2 broke girls no es la repanocha del ingenio y si no eres de risa fácil dudo que te rías a carcajada suelta con esta serie, aunque unas sonrisillas si que te hechas, y además para ser de la CBS no está nada mal.

La recomiendo si buscas una serie ligera y fácil de llevar y digerir, de hecho podríamos hacer un símil de esta serie con la comida rápida, aunque lo que venden en el Burguer King dudo que sea fácil de digerir…

*ATENCIÓN: ESTA ENTRADA PUEDE CONTENER SPOILERS

Hace escasos días FOX España estrenó la serie de la ABC Revenge (Venganza), una serie que aunque no me llamó en absoluto la atención ayer decidí darle una oportunidad.

Y si las promos no me llamaban la atención, lo que es el piloto de la serie me dejó bastante frío, como se puede ver desde el inicio del capítulo la serie va sobre traiciones, ambición, infidelidades, amor, odio y por supuesto venganza y todo esto combinado con la formula mágica del culebrón.

Y es que, la serie tiene esa estética visual tan artificial que tienen los culebrones más clásicos, cosa que me desagrada bastante, a parte de todo esto la trama se desarrolla en The Hamptons, una especie de urbanización muy pija y muy elitista, con su playa, su puerto y su gente guapa con secretos oscuros que se palpan en las miradas misteriosas de los personajes principales.

Como en todo culebrón, hay una buena, Amanda Clarke (Emily VanCamp) y una mala, Victoria Grayson (Madeleine Stowe), aunque esta última no se sabe si es la mala malísima o la que aparenta ser mala pero después es maja, pero bueno, de momento utiliza ese tono de voz sospechoso que no le hace ser precisamente un personaje en el cual confiar.

La trama comienza con un asesinato, el de Danny, hijo de Victoria (la mala), justo en la fiesta del día antes de su boda (una cosa que en USA se estila mucho, hacer fiesta el día antes de la boda), lo curioso es que quien se iba a casar con Danny era Amanda (la buena), que en esta parte inicial del capítulo la llaman Emily.

En fin, al principio todo es muy confuso y por eso después nos trasladan a lo que pasó cinco meses antes cuando Amanda (o Emily) llega a The Hamptons y alquila una casa en la cual comienza a recordar su niñez al lado de su padre, quien fue detenido por el FBI cuando Amanda era una niña, vamos que vemos un elemento más del culebrón al canto, una niñez truncada.

En definitiva, Revenge es una serie demasiado artificial para mi gusto, quizás sea ese mundo tan elitista lo que me echa para atrás a la hora de ver esta serie, ya me pasó lo mismo con otras como Gossip girl, series en las que todos los personajes me parecen plástico y nunca llegan a conmoverme.

Probablemente le de otra oportunidad porque entiendo que esto tan solo era el piloto, pero por ahora la encuentro bastante prescindible, ahora, si os gustan los culebrones esta serie os puede gustar.

*ATENCIÓN: ESTA ENTRADA PUEDE CONTENER SPOILERS

Sin lugar a dudas, para mi la serie revelación de esta temporada ha sido American horror story, la historia de terror creada por Ryan Murphy protagonizada por Connie Britton y Dylan McDermott y que ha supuesto la vuelta del género de terror a la televisión.

Todo gira en torno a una casa encantada y una familia que comienza a vivir en ella para comenzar una nueva vida, alejada de los fantasmas del pasado (las infidelidades de él), hasta ahí todo suena muy típico y tópico pero la peculiaridad de esta serie han sido las escenas tan bizarras, sangrientas y retorcidas que despiertan en el espectador su lado más morboso, porque admitámoslo el morbo nos encanta.

A parte de esto, lo que hace a AHS una buena serie es la agilidad de los capítulos, pasa una cosa detrás de otra sin casi darte tiempo a respirar, además la trama ha sido bastante aceptable con el embarazo de Vivien producido por una violación por parte de Tate (que es un fantasma con un lado muy oscuro), y la relación de este con Violet, la hija con tendencias suicidas (que al final acaba muriendo sin darse ni cuenta), después también ha estado muy presente la relación postcuernos de Ben con Heyden, su amante, que se queda embarazada del Docotor Harmon  y que acaba muerta de un palazo en la cabeza (si, un palazo) pero que por supuesto vuelve de entre los muertos reclamando venganza.

Quizás lo más peligroso a lo que se enfrenta la serie es a acabar siendo una parodia de lo que fue, cosa que se incrementa en los últimos capítulos con escenas muy absurdas con las que realmente no sabes si llorar o reír, quizás ese es el único aspecto negativo de la serie.

Y hablando de muertos y fantasmas, la casa está plagadita de ellos, de echo cada capítulo cuenta la historia de cada una de las personas que murieron en esa casa en condiciones muy macabras y sangrientas.

Por otra parte hay que hacer una mención muy especial al gran papel que interpreta magistralmente Jessica Lange, Constance, una mujer atormentada por la vida, y que vive frustrada por no haber llegado a ser actriz, que ha sufrido las consecuecias de haber vivido en la casa maldita, a la que siempre permanecerá vinculada por haber perdido allí a dos de sus hijos, Tate (si, el que hemos mencionado antes) y Adelaide, una niña con síndrome de Dawn que muere atropellada en los primeros capítulos de la temporada. Lange, interpreta a la perfección ese papel de madre amargada por las circunstancias.

Como personaje secundario también me despierta cierta ternura el papel de Moira, el ama de llaves de la casa, interpretado por Frances Conroy (la madre de A dos metros bajo tierra) , un ser muy especial que permanece atado a la casa tras haber sido asesinado años atrás por Constance por acostarse con su marido.

La temporada termina con la muerte de la familia Harmon, la hija se suicida sin darse cuenta, la madre se desangra en el parto y el padre es ahorcado por algunos de los fantasmas que habitan la casa, pero lo más bonito de la historia es que la familia consigue ser por fin feliz en el mundo de los muertos.

AHS, ha conseguido renovar por una segunda temporada y lo que no se sabe es como resolverán los guionistas el rumbo que ha tomado la serie, y es que con la familia Harmon yo diría que ya no hay más chicha que sacar y por ahí ya se va rumoreando que la segunda temporada contará una historia totalmente diferente aunque manteniendo algunos actores de la primera temporada, cosa que aunque tiene su riesgo me parece más acertada.

 

*ATENCIÓN: ESTA ENTRADA PUEDE CONTENER SPOILERS

Como este blog es nuevo hay ciertas cosas que me he perdido y no he podido comentar como por ejemplo el final de la primera temporada de American horror story o el final de la sexta de Dexter, pero me apetece hacerlo, por eso os pido perdón, por ir un poco a destiempo, es cuestión de ir al día a partir de ahora (aunque advierto que será muy difícil), hoy empiezo comentando la sexta de Dexter.

Estoy de acuerdo con otros blogs en que la cuarta temporada (la del trinity killer) puso el listón demasiado alto, la verdad es que fue muy memorable, y claro la quinta y la sexta temporada se han quedado muy flojas, sobre todo esta última ha sido muy criticada y mucha gente ha comenzado a anunciar el principio del fin de Dexter (a la gente, que la gusta hablar oyes!).

En cada temporada de Dexter hay algo que hace a la serie especial, en esta ocasión yo catalogaría esta temporada como la del misticismo, y quizás es eso lo que no ha gustado, que esta temporada más que de la acción se ha centrado en analizar la personalidad de los personajes, hemos visto a un Dexter más humano que nunca, que se sumerge en el mundo de la religión de la mano del hermano Sam, que se convierte en una especie de guía espiritual para él, hemos visto que Dexter aprende a perdonar, dando una segunda oportunidad a uno de los asesinos de esta sexta temporada (Travis) y hemos visto como poco a poco iba dejando de lado a su pasajero oscuro, aunque esto se trunca cuando el hermano Sam es asesinado por una de sus ovejas y Dexter vuelve a desconfiar de la humanidad, y es que Dexter sin su pasajero oscuro no sería él mismo.

Si que es verdad que en esta temporada Dexter ha estado un poco en un segundo plano y la serie se ha centrado más en Debra, cosa que tampoco ha gustado, pero como a mi el personaje que encarna Jennifer Carpenter me fascina, pues no me ha importado en absoluto.

Hemos visto una Debra que ha intentado, mediante la terapia, deshacerse de sus miedos e inseguridades, que se incrementan una vez es nombrada como nueva teniente, además ha salido a relucir todavía más el amor que siente por su hermano, de hecho se llega a la conclusión de que Debra está enamorada de Dexter (que no es su hermano biológico), cosa que si que me ha parecido un poco despropósito por parte de los guionistas, en fin, parece que en la próxima temporada a Debra le va a tocar sufrir…y mucho!.

En cuanto a los asesinos de esta temporada (los doomsday killers) tengo que reconocer que no han sido tan carismáticos como otros asesinos en temporadas anteriores (véase Trinity killer) pero eso no quita que no hayan sido interesantes, mediante Travis y el profesor Gellar hemos visto lo peligroso que puede llegar a ser el mundo del fanatismo religioso y se han visto algunas escenas realmente impactantes, como los cuerpos mutilados a lomos de un caballo recreando a los cuatro jinetes del apocalipsis o cadáveres que desprendían de su interior culebras.

En definitiva, si me preguntas si una buena temporada de Dexter depende del asesino protagonista, te diré que si, pero también te diré que esta temporada no ha resultado ser ni mucho menos mala y ni mucho menos poco entretenida.

Dexter a renovado por dos temporadas más y con el cliffhanger que nos han dejado en esta sexta, la séptima promete mucho.

Hoy es el día de reyes, ese día en el que la familia se reúne para comerse el típico roscón (solo, con nata o crema) y por su puesto para que los más pequeños de la casa comprueben si los reyes magos han dejado alguna cosita debajo del árbol y aquí lo celebraremos con una selección de los reyes de la televisión, que no van a ser precisamente tres.

1. Frank Gallagher (Shameless USA)

Es un ser patético donde los haya, de natural perdedor y de alma pasionaria (si, pasionaria), es una especie de filósofo bohemio del siglo XXI cuyos argumentos no se pueden rebatir porque no hay cojones a hacerlo, es el alma de Shameless, es “daddy Frank”.

Si tuviera que traerle algo al niño le traería…unas birras, y por supuesto se las bebería él.

 

 

2. Andy (Weeds)

Es probablemente uno de los personajes más carismáticos e inteligentes que he visto en mucho tiempo en una serie, es capaz de hacerte reír y emocionarte al mismo tiempo, un superviviente nato curtido en mil batallas (como se suele decir).

Si tuviera que traerle algo al niño le traería…lubricante, se que suena sórdido y enfermizo, pero si veis el siguiente vídeo lo entenderéis.

 

 

3. Phil Dunphy (Modern family)

El alma de un niño en el cuerpo de un hombre adulto, ese es Phil Dunphy, es una autentica joya de personaje, imaginación en estado puro, suyo podría ser aquél lema de “suéñalo y hazlo”, y además un padre moderno por excelencia.

Si tuviera que traerle algo al niño le traería…unos patines supersónicos…o algo parecido…

 

 

4. Hank Moody (Californication)

Puede que sea el tipo más caradura de todas las serie y puede que sea eso lo que le convierta en un auténtico rey, capaz de crear odios y amores a partes iguales, si algo define a Hank Moody es “sexo, drogas y rock & roll”, literalmente.

Si tuviera que traerle algo al niño le traería…probablemente cualquier cosa que se pueda fumar o inhalar

 

 

5. Cook (Skins)

Es un vividor de pintas desaliñado, un interesado, un sinvergüenza de los que ya no quedan y la mayor parte del tiempo está borracho, pero en el fondo es buena gente, puede que uno de los mejores personajes que ha salido hasta ahora de la factoría Skins.

Si tuviera que traerle algo al niño le traería…seamos francos, se le olvidaría, de hecho se perdería de camino al pesebre….

 

 

Pues esto es todo, felices reyes!.

 

 

 

Modern family es una de esas series que crean adicción, de esas a las que no puedes esperar hasta la semana siguiente para ver el próximo capítulo y es que la familia Pritchett es capaz de hacernos reír con las cosas más cotidianas.

Lo que me gusta de esta serie es la capacidad que tiene para hacer comedia con las cosas más sencillas (y a la vez más difíciles): un silencio, un gesto, una mirada y por su puesto unas tramas y guiones que aunque no son el colmo de la originalidad nos hacen pasar un buen rato, aunque para mi gusto, este aspecto, el de la originalidad, a mejorado mucho en esta tercera temporada, que ya cuenta con 10 capítulos.

En cuanto a los personajes, lo que me está gustando de esta tercera temporada es que ninguno está por encima de otro, a todos se les está sacando partido y así por ejemplo estamos encontrando verdaderas joyas en personajes como los de Mitchel o Alex, que hasta ahora habían sido eclipsados por otros personajes como Cam en el caso del primero o Hayley y Luck en el caso de la segunda.

En definitiva, Modern family está manteniendo su frescura y la agilidad de la que desde sus inicios ha echo gala, con un humor bastante blanco y familiar, una serie que si tenéis un rato libre os  recomiendo, eso si, siempre en versión original subtitulada porque el doblaje en español es malísimo, ahora solo toca esperar a que termine el parón navideño para seguir disfrutando del resto de capítulos.

*ATENCIÓN: ESTA ENTRADA PUEDE CONTENER SPOILERS   

Misfits, esa serie sobre jóvenes adolescentes antisociales con poderes, obligados a trabajar en un programa de servicios a la comunidad, acaba de finalizar (acaba de finalizar para mi) su tercera temporada, en mi opinión una temporada muy irregular.

Por decirlo de una forma clara, Misfits me ha decepcionado muchísimo esta temporada, acostumbrado a las dos que preceden a esta tercera, llenas de tramas interesantes, divertidas, irreverentes y con un hilo que hacía fácil el seguir la serie, esta tercera ha sido todo lo contrario,  y es que hay diversos factores que han contribuido a ello y que a continuación analizaremos:

En primer lugar, la ausencia de Nathan (Robert Seehan) ha pesado mucho en la serie, y ha dejado un hueco que se ha intentado suplir con la llegada de un nuevo personaje, Rudy, bajo mi punto de vista uno de los personajes mas odiosos que he podido ver en mucho tiempo en una serie, con una forma de ser que recordaba mucho a la de Nathan pero elevada al cubo y con poca gracia en mi opinión.

En segundo lugar, el cambio continuo de poderes  ha jugado en contra de los personajes, y es que está claro después de dos temporadas hay que hacer algo para evolucionar pero esos cambios  tan a lo loco a mi no me convencen y a parte me han descolocado bastante.

Después, las tramas no han sido muy claras y de hecho pocos episodios de esta tercera temporada han conseguido mantener mi interés hasta el final, no los he disfrutado y más bien he visto la serie por fidelidad que por gusto, además algunos episodios han sido demasiado surrealistas, aún me acuerdo de aquél que trataba sobre como sería el mundo si los nazis lo gobernaran y no consigo salir de mi asombro, de hecho creo que los guionistas debieron fumarse alguna cosita mientras lo estaban creando.

En fin, esta tercera temporada ya ha terminado y ahora toca pasar página y pensar en la cuarta, porque la va a haber, y yo me pregunto como se las ingeniarán para sacar esta serie adelante y además con una baja más, la de Antonia Thomas (Alisha), pero bajo mi punto de vista, cuando las cosas desvarían tanto lo mejor es cortar a tiempo.

Hace unos años en Estados Unidos salió la moda de no ponerle cabeceras a las series, cosa que considero un error porque hay algunas cabeceras que son realmente una obra de arte, capaces de resumir y hacer más atractivo aquello que vamos a ver.

A continuación os muestro cinco cabeceras que personalmente me encantan:

1. American horror story

Sin duda es la serie revelación de esta temporada, una típica historia de terror que ocurre en una casa encantada pero a la que sus creadores (Ryan Murphy y compañía) han sabido darle una vuelta de tuerca más, en cuanto a su cabecera…extraña y con un halo de mal rollo que personalmente me encanta.

2. Dexter

Mi serie policíaca favorita, su cabecera es simplemente perfecta, Dexter es como el rey Midas, solo que todo lo que toca no se convierte en oro sino en sangre.

3. A dos metros bajo tierra

Serie mítica con una cabecera muy cuidada que muestra a un cuerpo sin vida recorrer el camino que nos lleva de la morgue a el cementerio, y es que si algo aprendí con esta serie es a ver el tema de la muerte tan natural como la vida misma.

4. Shameless (versión USA)

Acabo de descubrir esta serie y la verdad es que estoy enganchadísimo, me fascina la extraña vida de los Gallagher, una serie con un humor un tanto negro con escenas realmente memorables y desternillantes.

5. True blood

Esta cabecera no puede faltar en mi lista, buena elección de tema musical e imágenes que crean en el espectador cierto grado de nerviosismo que hace entrever que esta historia de vampiros no se parecerá en nada a la de Crepúsculo.

Y hasta aquí mi resumen de cabeceras, se me quedan muchísimas en el tintero, pero seguro que habrá otras muchas ocasiones para hablar de ellas.

Hello world!

Publicado: enero 2, 2012 en Uncategorized

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.